El concejo de Carreño en la obra de Clarín

Candás › Carreño › Asturias

[EuroWeb Media]

Ruta GPS

Teléfonos: Oficina de turismo

985 884 888

 

Datos básicos

Clasificación: Etnografía

Clase: El concejo

Tipo: Varios

Comunidad autónoma: Principado de Asturias

Provincia: Asturias

Municipio: Carreño

Parroquia: Candás

Entidad: Candás

Comarca: Comarca del Cabo Peñas

Zona: Centro de Asturias

Situación: Costa de Asturias

Dirección: Candas

Código postal: 33430

Cómo llegar: El concejo de Carreño en la obra de Clarín

Dirección digital: 8CMPH6QQ+66

E-mail: Oficina de turismo

E-mail: Ayuntamiento de Carreño

Sobre Carreño: Una capital que es Villa de Olímpicos, tradición conservera y marinera, la devoción al Cristo, la inspiración clariniana, la pintura, la escultura, las coloristas paneras, las playas y miradores, la sardina, la buena cocina… todo un universo llamado Carreño.

Tipo de turismo: accesible, agroturismo, arqueológico, camping, carreras de montaña, costero, cultural, descanso, ecoturismo, eventos, gastronómico, lgtb, literario, monumental, rural, sol y playa y urbano o de ciudad.

 

El concejo de Carreño en la obra de Clarín

Nota: No disponemos de foto de El concejo de Carreño en la obra de Clarín, mostramos un detalle del mapa de la zona. Si observa algún error en el contenido, agradecemos use el formulario que hay a pie de página.

Descripción:

El concejo o municipio asturiano de Carreño fue residencia veraniega de Leopoldo Enrique García-Alas Ureña, «Clarín», durante casi toda su vida, y motivo inspirador de una considerable parte de su producción literaria.

Fruto de esas estancias veraniegas suyas en Guimarán (parroquia de Carreño), se convirtió en perspicaz observador de la vida y el paisaje de este concejo campesino y marinero, marcado también por la servidumbre y la emigración a América.

Los prados, los campesinos, los clérigos, las familias infanzonas y las aldeas pasaron con sus mismos nombres o con otros supuestos a las páginas inmortales de la narrativa clariniana. El espíritu de Leopoldo Alas y la sombra de Doña Berta de Rendaliego habitan todavía en los valles de Carreño «sordos de los rumores del mundo».

La presencia de Carreño en la narrativa de Leopoldo Alas es bastante abundante. Hasta un total de catorce obras distintas ostentan dichas referencias: una novela, La Regenta; dos novelas inconclusas, Palomares y Cuesta Abajo; una obra crítica desarrollada con talante narrativo, las «Notas en prosa clara», de A 0,50 poeta; tres novelas cortas, Doña Berta, Cuervo y El cura de Vericueto, y siete cuentos, ¡Adiós, «Cordera»!, Boroña, El Quin, Viaje redondo, La trampa, Snob y El sombrero del señor cura.

Las referencias a Carreño se concentran en torno a tres áreas muy concretas: Candás, por sus frecuentes baños veraniegos; La Rebollada (Guimarán)—)—Logrezana-Prendes, donde se encuentra su casa solariega y entorno familiar; El Empalme (Aboño, Carrió, Pervera), confluencia de carreteras y acceso a Carreño desde Gijón-Avilés-Oviedo.

Seguidamente, apuntamos algunas de las innumerables vivencias del escritor recogidas en su obra literaria.

La Regenta

Es la más importante novela del siglo XIX y arma con la que Clarín criticó a la sociedad de su tiempo. Después de «Vetusta», el topónimo por excelencia de La Regenta es «Palomares», es decir, la villa de Candás.

De Palomares dice que es un lugar situado en la costa cantábrica, a menos de dos horas en tren desde Vetusta. Afirma que es un pueblo pesquero que recientemente ha sufrido un naufragio* y en el que los pescadores mueren de hambre por una mala costera del besugo. Tiene Palomares, además, un «Santuario»** y una Sociedad de Mareantes. Es también lugar de veraneo de los pudientes de Vetusta y Madrid que van a «baños».

«Frígilis prefería mojarse a campo raso, y arrastraba consigo a Quintanar lejos de Vetusta, cerca del mar, a las marismas solitarias de Palomares y Roca Tajada...

D. Víctor... emprendía la marcha a pie por la carretera de Palomares abajo. Estaban en Roca Tajada...

(*) 1840, naufragio en el que perecieron 96 marineros.

(**) Santuario, el Cristo de Candás.

Cuesta Abajo

Novela corta en la que Clarín realiza una rememoración de sí mismo y de sus pensamientos de la mano del personaje de Narciso Arroyo.

Es un relato de fuerte sabor autobiográfico en el que don Leopoldo narra sus veraneos juveniles en la finca familiar de Carreño, con sus padres, el contacto con la naturaleza, los problemas de salud, la crisis de conciencia y los primeros escarceos amorosos.

Al inicio del relato, el narrador-protagonista, que había estado «enfermo», se sitúa a sí mismo en la Quinta de La Rebollada (Guimarán):

«Era durante el verano mi larga convalecencia, prolongada en mis adentros, cuando ya los médicos me daban por restablecido completamente. Estaba yo en la aldea, en un valle muy frondoso, muy retirado, ancho y largo, limitado por colinas suaves, de líneas graciosas cubiertas hasta la cima de árboles...».

La trampa

Cuento publicado en 1895, cuyo argumento tiene que ver con la compra de una yegua por parte de Manín de Chinta y su familia campesina, y los avatares que sobrevienen a causa de la enfermedad de la yegua La Chula.

«¿Convenía o no la carretera?, por lo pronto era una novedad y ya tenía ese inconveniente. «Manín de Chinta», además, sentía abandonar la antigua calleja, el camín rial, un camino real que nunca había llegado a cuarto siquiera, porque pese a todas las sextaferias que habían abrumado de trabajo a los de la parroquia...»

Con esta descripción Clarín señala el cambio y mejora en las comunicaciones que se estaba produciendo en Carreño (Asturias), en las últimas décadas del XIX: la sustitución de los antiguos caminos de herradura o sextaferia, por carreteras de grava. Clarín fue testigo, desde su propia casa de La Rebollada (Guimarán), de las obras de la nueva carretera nacional 632 Gijón-Avilés.

(*) Basado en el libro Clarín y Carreño, de Agustín Coletes Blanco.

El cura de Vericueto

Novela corta de ambiente asturiano donde Clarín describe la magnífica panorámica que disfruta desde su Quinta, en Guimarán, los días claros:

«Desde un altozano, donde tengo una huerta, y en medio de ella un modesto belvedere, suelo yo contemplar en la lejanía del horizonte, medio borrados por la niebla, los picos y crestas de las sierras y cordales que son la espina dorsal del Pirineo por esta parte cantábrica».

El «modesto belvedere» a que hace referencia es una pequeña edificación o «caseta», como la denominan los lugareños, refugio de delirios y angustias creadoras del novelista.

Fuente: Ayuntamiento de Carreño.

Historia de Carreño

La presencia humana más antigua detectada en el concejo o municipio asturiano de Carreño pertenecía al Paleolítico Superior y estaba en la Cueva Oscura (Coyanca, Perlora), desafortunadamente ya destruida. Los materiales en ella encontrados pertenecían a las culturas solutrense y magdaleniense. El Neolítico está ampliamente representado por las estructuras megalíticas del Monte Areo, ya reseñadas en el s. XIX por el erudito local Carlos González Posada. Excavaciones recientes fechan este conjunto de monumentos funerarios en torno al año 3.000 antes de Cristo.

Colabora con nosotros

Notificar error | Sube tu información | Ayúdanos a mejorar

Medio ambiente

Contribuimos a reducir la huella de carbono | Ayúdanos a cuidar de Asturias

Referencia

39P3YMQ 090H1SD N9HAJ4I 0ZX9J8Z

Derechos de Propiedad Intelectual e Industrial

© 2021 EuroWeb Media, SL

 



Dónde comer Dónde dormir Etnografía Eventos Patrimonio cultural Patrimonio natural Info práctica Turismo activo Reseñas Favoritos Buscar Altas